958 41 24 41

Alquiler de viviendas. Requisitos del contrato

Alquiler de viviendas. Requisitos del contrato

Nos encontramos en un momento en el que el número de viviendas alquiladas en nuestro país ha superado de largo al número de viviendas vendidas. La razón es clara, y es que la posibilidad de librarte de una hipoteca que te condicione de por vida, hace que cada vez el alquiler sea visto con mejores ojos.

Las facilidades en el alquiler de una vivienda son mayores que las que nos encontramos en la compra, aunque eso no significa que todo sea coser y cantar, ya que existen una serie de requisitos al redactar el contrato de alquiler o el contrato de arrendamiento que hay que tener muy en cuenta, tal y como marca la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

¿En qué consiste la LAU?

La Ley de Arrendamientos Urbanos 29/1994 del 24 de noviembre, es la que reúne las condiciones que se deben cumplir en este tipo de contratos de arrendamientos, dejando claro además que el arrendamiento de vivienda se refiere al arrendamiento que recae directamente sobre una edificación habitable.

A través de la LAU podemos saber cuáles de las cláusulas que nos podemos encontrar en el contrato son legales, así como cuáles son abusivas y no pueden estar presentes en un contrato de alquiler.

¿En qué consiste un contrato de arrendamiento?

Una de las cláusulas más importantes en un contrato de arrendamiento, es la que marca que la vigencia obligatoria para el alquilado no puede ser superior a 6 meses. Esto significa que en caso de que al firmar tu contrato de alquiler te encontrases una cláusula que no te permitiese abandonar la vivienda antes de un año, sería totalmente ilegal.

De hecho, podemos ver cómo mientras para el alquilado la posibilidad de prorrogar el contrato es opcional, el arrendador sí que está obligado a renovar anualmente el contrato durante los tres primeros años, en caso de que la persona alquilada así lo desee.

La principal obligación del alquilado es el pago del alquiler, aunque es importante tener en cuenta que en ningún caso el arrendador podrá pedir de forma adelantada el pago de más de un mes.

¿Qué es y en qué consiste la fianza?

La fianza se muestra como una cantidad de dinero que el alquilado deposita con el fin de asegurar tanto el cumplimiento del contrato como el pago de cualquier posible desperfecto que haya podido ocasionar. En caso de que se cumpliese el contrato y que no se haya producido ningún desperfecto, el arrendador estará obligado a devolver la fianza en su totalidad.

¿Y qué pasa si se alquila una casa sin contrato?

Son muchas las personas que se arriesgan a alquilar una vivienda sin ningún tipo de contrato de por medio. Aquí el alquilado tiene las de ganar, ya que siempre podrá acreditar el alquiler a través del pago, sin sufrir el riesgo a un posible desahucio. En caso de que no se pudiese acreditar el pago sí que habría un peligro de desahucio.